Direct access to content

Otros tratamientos

Mejora de hábitos y rutinas

Si no puedes dormir bien, seguir una serie de hábitos y rutinas para mantener un ritmo biológico correcto puede ayudarte mucho.

Ver consejos y hábitos para dormir mejor


Fitoterapia

Las plantas medicinales pueden ser útiles para el tratamiento del insomnio. Las más frecuentemente utilizadas son la valeriana, tila, pasiflora y melisa. Tienen un efecto hipnótico ligero, por lo que se suelen utilizar en combinación. Sus mecanismos de acción no son del todo conocidos.

Su utilización no es inocua, por lo que si no resuelven el problema del insomnio en 2 semanas aconsejamos una visita médica para estudiar el caso e intentar conocer la causa del problema. Pueden causar somnolencia diurna; en estos casos, hay que evitar conducir y situaciones de riesgo.


Cronoterapia

Es la utilización de fármacos según el ritmo circadiano del paciente. Su utilización ha demostrado ser eficaz en distintas patologías.

También se conoce como cronoterapia al tratamiento que consiste en ajustar el reloj biológico, social y ambiental de la persona cuando existe cronodisrupción. Se realiza un ajuste progresivo de la hora para que podamos adaptarnos. Resulta de gran utilidad en situaciones como la vuelta de vacaciones o en los cambios de horario que se producen en otoño y primavera.


Acupuntura

La acupuntura es una disciplina médica basada en la medicina tradicional china. Se basa en equilibrar las energías de nuestro organismo actuando en los distintos meridianos energéticos mediante la aplicación de pequeñas agujas en distintos puntos dérmicos.

Es eficaz para el tratamiento de distintos trastornos del sueño, como por ejemplo el insomnio, especialmente si éste es causado por ansiedad, sofocos de la menopausia o patologías dolorosas.

Se realiza una sesión semanal de unos 30 minutos de duración, durante aproximadamente 1 mes.

CONSEJOS PARA DORMIR BIEN

Descubre aquí consejos que te ayudarán a dormir mejor. Tus hábitos durante el día y sobre todo antes de acostarte (como por ejemplo limitar el uso de pantallas o cenar como mínimo 2 horas antes de acostarte) influyen mucho en la calidad de tu sueño.

Más información