Direct access to content

Ver TarifasVer Mutuas

Otras pruebas diagnósticas

Test de Mantenimiento de Vigilia

Prueba diagnóstica que nos permite medir la capacidad de un sujeto para mantenerse despierto. Nos sirve para valorar el estado de alerta y por lo tanto la capacidad funcional diurna. Se realiza durante el día, mediante la realización de 4 registros de 20-40 minutos separados por 2 horas entre ellos.

Es necesario llevar a cabo una polisomnografía la noche previa para conocer la calidad del sueño del paciente. Se realiza con el paciente sentado en una cama, con luz indirecta, pidiendo al paciente que permanezca despierto la mayor parte del tiempo posible. Se colocan sensores para conocer si el paciente se queda dormido.


Test de Latencias Múltiples

Nos permite valorar de forma objetiva la somnolencia, midiendo el tiempo que tarda en dormirse el paciente en un ambiente tranquilo. Antes de la prueba el paciente tiene que tener 15 días de sueño regular. Hay que realizar una polisomnografía la noche previa y evitar sustancias estimulantes la mañana que se realiza.

Consiste en 4-5 siestas de 20 minutos separadas por 2 horas entre ellas, realizadas en una habitación con una cama confortable, ambiente tranquilo, silencioso y oscuro. Mediante la colocación de sensores sabemos si el paciente se duerme y en qué fase del sueño está. Es muy útil como ayuda para el diagnóstico de la narcolepsia.


Test de Inmovilización Sugerida

Es una prueba diagnóstica que nos ayuda en el diagnóstico de los casos dudosos de síndrome de piernas inquietas.

Se realiza 90 minutos antes de la polisomnografía, con el paciente semiestirado en la cama. Dura 1 hora y durante este tiempo el paciente no puede moverse ni hacer nada que pueda aliviar los síntomas de inquietud que suelen aparecer con el reposo en el síndrome de piernas inquietas. Normalmente cuanto mayor es el tiempo de reposo más intensos son los síntomas. Cada 5 minutos se ha de marcar en una escala analógica visual la intensidad de los síntomas.

Titulación de CPAP

Cuando un paciente ha sido diagnosticado de síndrome de apnea del sueño y se decide que el tratamiento correcto es el CPAP, es necesario determinar la presión positiva de aire de la forma más precisa posible e individualizada. Se puede hacer mediante la realización de una polisomnografía con ingreso, o lo que resulta más cómodo, mediante una titulación con AutoCPAP. El paciente utiliza un AutoCPAP en casa durante varios días, previo ajuste y explicación de cómo usarlo en la consulta.

Elegir la presión óptima y la mascarilla más adecuada en cada caso hace que el cumplimiento del tratamiento sea mucho mayor. En los pacientes que utilizan de forma habitual el CPAP es necesario realizar la titulación de CPAP junto a un control clínico una vez al año.

CONSEJOS PARA DORMIR BIEN

Descubre aquí consejos que te ayudarán a dormir mejor. Tus hábitos durante el día y sobre todo antes de acostarte (como por ejemplo limitar el uso de pantallas o cenar como mínimo 2 horas antes de acostarte) influyen mucho en la calidad de tu sueño.

Más información